Los aceites esenciales en la salud pulmonar

A principios de 2012, dos personas diferentes se pusieron en contacto conmigo al mismo tiempo, hablándome de que en Alemania se había conseguido una mejoría en pacientes de Fibrosis Quística (calidad de respiración, mejor capacidad pulmonar y mejor resistencia contra infecciones bacterianas) por un sencillo proceso de inhalar vahos de aceite esencial de lavanda. Esto es, el procedimiento antiguo de hervir un litro de agua, tirarle unas gotas de aceite esencial, y respirando los vahos bajo una toalla durante 10-15 minutos.

Esto inició una investigación que me ha permitido ayudar a mejorar las vidas de muchas personas hasta la fecha, incluida la mía propia.

 
 

Empecé por respirar aceite esencial de lavanda, en vahos, durante unos meses yo misma. La capacidad pulmonar mejoró un poco, pero tal vez lo más importante es que mi bacteria pulmonar residente (Pseudomonas aeruginosa) pasó de resistente a todos los antibióticos a sensible a más de la mitad de ellos, en solo 2-3 meses.

Al llegar el verano, hacerse vahos ya no era una opción, así que empecé a explorar otras formas de administración, y aprendí a aplicar aceites esenciales de múltiples maneras, para múltiples fines y problemas de salud.

 
 

Según pasaba el tiempo y tenía que comprar nuevas botellas de aceite, probé muchas marcas disponibles en tiendas en España, observando para mi gran sorpresa y desconcierto que aunque todas decían “100% aceite esencial puro de Lavandula angustifolia”, el olor de cada una era diferente, y peor: aunque algunas me hacían respirar mejor y más profundo, otras me daban tos y molestias. ¿Por qué?

Finalmente me quedé conforme con un par de buenas marcas que me resultaban agradables en los pulmones.

No fue sino hasta 2015 en que me sumergí a estudiar la química detrás de los aceites esenciales y las leyes que dictan lo que se puede escribir en la etiqueta del producto. Para mi gran consternación, me enteré de que mientras el líquido contenga sus 4-5 constituyentes principales en los porcentajes adecuados, por ley la etiqueta puede decir “aceite esencial 100% puro” ¡cuando de hecho ha sido sintetizado por entero en un laboratorio! Cada aceite puro, al extraerse de la planta, tiene docenas o cientos de constituyentes, de modo que las fracciones de los mismos obviamente no tienen el mismo efecto que la totalidad, especialmente si nuestro objetivo es mejorar la salud, y no simplemente obtener un bonito perfume.

Pronto empecé a compartir mis conocimientos sobre aceites esenciales en foros de salud, especialmente los relacionados con la Fibrosis quística. Uno de mis proyectos personales es comunicar enfoques de salud de todo el mundo a los hispanohablantes, en otro blog que tengo (puedes leerlo aquí). Me resulta extremadamente satisfactorio, especialmente cuando los usuarios viven en países con poca asistencia sanitaria, cuando me cuentan sus testimonios de que usando los aceites esenciales que les sugerí han podido evitar/reducir el uso de antibióticos y mantenerse con mejor salud en estos últimos años.

En diciembre de 2015 tuve la experiencia yo misma, de aplicarme aceites esenciales en diversas formas simultáneas y poder evitar completamente un ciclo de antibióticos (que por lo demás son frecuentes en la Fibrosis quística), mejorando a la vez mi capacidad pulmonar de una forma bastante notable. ¡Me sentí entusiasmada de haber encontrado algo tan eficaz!

Al enterarme de la multitud de poderosos usos de los aceites esenciales, siendo la forma más concentrada de medicina vegetal, ahora tengo la pasión de compartir mis conocimientos al respecto. Si no fueran para ti o tu familia inmediata o amigos en el presente, nunca se sabe cuando alguien puede enfermarse: me gustaría que todos supieran de ellos, y en ese momento tuvieran la tranquilidad de que los aceites esenciales les pueden ayudar. Es por esto que me he puesto a estoy impartiendo clases clases de formación, desde enero de 2016: para aportar algo de información básica y ayudar a tomar una decisión informada acerca de esta maravillosa herramienta de salud, y poderte ofrecer una guía en caso de que quisieras comprarlos para uso propio.

 Totalmente naturales, 100% puros, ecológicos, pura potencia directamente desde la Naturaleza – ¡y además huelen divinamente! ¿No es estupendo?
Close

50% Completado

Primer paso

Indícame cómo quieres que me dirija a ti en los emails informativos que te enviaré con contenidos muy interesantes