Cruzando Europa en coche

Este mes, mi marido y yo hicimos un viaje por carretera de unos 2.600 km cruzando Europa, desde Casas de Don Pedro en la provincia española de Badajoz hasta Malmö, en la región sueca de Skåne. El motivo principal de este viaje fue llevarnos al pequeño Zimi, un cachorro de Border Collie y Labrador de 4 meses de edad, a vivir con nosotros en Suecia.

 

Resulta que Zimi se marea en el coche... El primer día vomitó. Ya nos habían advertido que en viajes anteriores se había mareado. Entonces le puse una gota de aceite esencial de menta (Peppermint) en el transportín, sobre el periódico que tenía puesto. ¡Lo olió fascinado y después se quedó dormido! No volvió a marearse. ¡Qué fantástico! Después de eso, cada día del viaje le poníamos una gotita de Peppermint por la mañana.

Otro día del viaje, la que de pronto tuvo náuseas fui yo. Hice básicamente lo mismo: tomé el frasco de Peppermint y lo olí desde el frasco. El efecto fue tan rápido (pocos segundos) que me sorprendió. ¡En el acto me sentía bien!

A lo largo del viaje tuve ocasión de echar mano de mi pequeño kit de viaje en varias ocasiones. ¿Una comida pesada? ZenGest. ¿Problemas para dormir en el hotel? Lavanda. ¿Dolor de espalda después de tantas horas en el coche? DeepBlue. ¿Dolor de garganta porque me había dado aire frío? OnGuard. 

¡Me parece tan sumamente práctico poder tener un botiquín encima, lleno de eficaces soluciones naturales!

Close

50% Completado

Primer paso

Indícame cómo quieres que me dirija a ti en los emails informativos que te enviaré con contenidos muy interesantes